Partiendo de la base que este es un análisis absolutamente subjetivo fruto de mi experiencia personal como fotógrafo de calle, haré un breve análisis de alguna de las cámaras con las que he trabajado. Estoy convencido que no todo el mundo estará de acuerdo conmigo ni tiene porque estarlo ni ser una guía doctrinal para nadie. Simplemente comparto mi experiencia con el uso de esas cámaras desde este foro -adecuado- de Calle 35.

Anotar que al hablar de cada cámara, anexo una fotografía realizada con cada una de ellas.

Parecía que habíamos dado con la cámara perfecta con la llegada de la tan esperada Fuji X-100, estética retro, visor híbrida, pequeña, silenciosa y por todo ello extremadamente discreta.

Pero parece que los ideólogos de Fuji han querido confirmar una vez mas aquella máxima de: “no existe la cámara perfecta”. Efectivamente, la X100 no es una cámara perfecta, de autofoco impreciso, perezoso y dubitativo. Ese es su máximo defecto, amén de sus problemas nocturnos de enfoque.

©Carlos Prieto. Fuji X100

Otro gran problema -absurdo e incoherente- es que si trabajamos en el modo “mixto”, nomenclatura de cosecha propia para describir el usar el sensor ocular para decidir si usar la pantalla de la cámara o el visor en función de acercarte la cámara a la cara o no. La cámara se vuelve prácticamente inservible, su rendimiento cae en picado, con un retardo en el disparador ridículo. La única forma de corregirlo es volviendo a utilizar sólo el visor desactivando la pantalla, y si es en modo óptico mejor.

Para mi es una buena cámara -excelente óptica y una gestión del color fantástica- pero con lagunas demasiado importantes hacen que lo que tenía que ser la cámara ideal se convierta en una cámara más. Otra cámara que he utilizado bastante es la Lumix GH-1, no es el último modelo de la gama de Panasonic pero señores uno no puede ir comprándose cámaras cada 8 meses.

©Carlos Prieto. Lumix GH1+14mm

El principal obstáculo que me encontré con esta cámara fue el visor electrónico, pero una vez que te acostumbras casi lo prefieres porqué te da total control de la escena, dicho de otro modo te “previsualiza” como va a quedar la imagen en su forma definitiva por el visor a tiempo real. Yo me he acostumbrado y lo cierto es que ya no lo veo como un defecto. El AF -a diferencia de la X100- es rápido, preciso y certero. Una excelente cámara con un sensor de extraordinario rendimiento hasta 800 ISO y aceptable a 1600.

El único pero -para cumplir la máxima- es que al disparar el obturador hace ruido, no mucho pero claro incomparable con la ausencia total del mismo de la X100.

Podemos seguir con la gama M de Leica, como usuario he utilizado la M8 y tiene diversas ventajas pero también defectos. Te permite trabajar utilizando la hiperfocal, por lo que te puedes permitir preocuparte solo del encuadre. La desventaja – y grande – es que de noche pierdes esta capacidad, y teniendo que utilizar el enfoque telemétrico para escenas improvisadas., sencillamente es inoperante. El otro gran defecto es que a partir de 640 ISO el ruido provoca que los archivos no se puedan utilizar.

©Carlos Prieto. Leica M8+28mm

Anotar que llevar una Leica en la mano es una experiencia bonita, pero no por ello tus fotos son mejores.

Otra opción, la única que había hasta hace apenas un par de años es la de llevar una réflex (Canon 5D en mi caso) con un objetivo fijo para minimizar el volumen que te da la asociación “cámara-lente”. El AF es el más rápido y preciso y por supuesto también puedes trabajar con hiperfocal.

©Carlos Prieto. Canon 5D+50mm

El “pero” te lo da el sonido del obturador, el tamaño de la cámara y el peso de la misma. No es una opción si quieres llevar la cámara encima siempre -por si acaso- pero si sales a fotografiar y sabes convivir con esos elementos los resultados pueden ser muy buenos. De hecho creo que mis mejores fotos las he hecho con esta asociación, aunque de eso uno nunca está seguro del todo.

Por último, vamos a adentrarnos un poco con las modas que igual que surgen desaparecen, hablamos del conocido programa Instagram, aplicativo del iphone para editar las imágenes que toma la misma cámara del teléfono al estilo analógico. Colores saturados más negros y blancos llevados al extremo. La ventaja de hacer fotografía con un teléfono es obvio, la desventaja es que dan archivos de baja calidad para la impresión.

©Carlos Prieto. iphone 4+instagram

En definitiva, cada cámara te da un tipo determinado de fotografías. No puedes pretender hacer fotografía espontánea con la X100 pero si con el resto, por ejemplo. En cambio si quieres fotografiar a menos de un metro sin que el fotografiado se entere, utiliza la x100, con la Lumix es más difícil aunque también se puede si juegas bien tus cartas.

Una ultima reflexión, obvia si queréis pero adecuada. No es la cámara la que te “hace” mejores las fotografías, yo mismo he hecho buenas pero también malas fotografías con todas esas cámaras. Más importante que la cámara es la mirada del fotógrafo.

Es imprescindible saber lo que quieres y buscarlo jugando tus cartas, determinadas cámaras ayudan pero no son decisorias.

Espero que os sirva mi experiencia y que compartáis vuestra experiencia con el resto.

Share This

Share this post with your friends!