La búsqueda fotográfica es algo aparentemente muy sencillo. Se trata de coger una cámara de fotos, salir a la calle, encuadrar, enfocar y apretar el botón disparador.
Cuando se ve una fotografía, generalmente el espectador tiene una falsa sensación de que esa fotografía también la podría haber realizado él si hubiese estado en ése lugar. ¡Que gran mentira! Los puntos de vista sobre una escena son infinitos, tantos como fotógrafos que retraten ese espacio.Cada persona tiene su interpretación. Es por ello que muchas veces al ver una buena fotografía se preguntan cosas como … ¿con que cámara se ha tomado la foto? Curioso…
Me pregunto porqué no preguntan a un escritor el tipo de bolígrafo que ha utilizado para escribir sus textos o la marca del ordenador donde los ha mecanografiado. Navia dixit y Navia tiene razón.
Es difícil encontrar lo que se busca desde un punto de vista fotográfico, si bien es cierto que una vez que se encuentra todo es más fácil.
El fotografiar con intención se nota, el espectador lo percibe, y se da cuenta que esas fotografías no han sido fruto del azar o al menos no totalmente de él. Ha sido un “azar” buscado y encontrado.
Un ejemplo de lo que digo podrían ser estas tres fotografías que hice en el centro de Barcelona, difícilmente alguien podría pensar que estos claroscuros no han sido buscados.

Share This

Share this post with your friends!