A escasos 25 metros del Mercat de la Boqueria hay un callejón lleno de diferentes tipos de luz, variadas tiendas o negocios -desde una peluquería hasta un gabinete de arquitectos pasando por las entrañas de un restaurante.
Es precisamente allí paseando con mi amigo Massimo donde hice esta fotografía, para mi es una acotación de la realidad llena de contrastes lumínicos casi pictóricos…. y mientras…. el camarero continuaba haciendo su trabajo…

Share This

Share this post with your friends!